¿Qué son los corticoides?

Los corticoides son un tipo de medicamento que se utiliza comúnmente en el tratamiento de diversas enfermedades y afecciones. Estos fármacos son conocidos por sus propiedades antiinflamatorias, inmunosupresoras y antialérgicas, lo que los convierte en una herramienta eficaz para controlar síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Tipos de corticoides

Existen diferentes tipos de corticoides disponibles en el mercado, que pueden administrarse de forma tópica, oral, intravenosa o inhalada. Algunos de los más comunes incluyen:

  • Corticoides tópicos: Se aplican directamente sobre la piel para tratar afecciones dermatológicas como la dermatitis o la psoriasis.
  • Corticoides sistémicos: Se ingieren por vía oral o intravenosa para tratar enfermedades autoinmunes, trastornos respiratorios o reacciones alérgicas severas.
  • Corticoides inhalados: Se utilizan en aerosol para tratar enfermedades esteroides online respiratorias como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

¿Cómo funcionan?

Los corticoides actúan principalmente inhibiendo la respuesta inflamatoria del organismo y suprimiendo el sistema inmunológico para reducir la inflamación, el dolor y la hinchazón asociados con diversas enfermedades. También se utilizan para prevenir reacciones alérgicas exageradas y controlar enfermedades autoinmunes.

¿Cuándo se recetan?

Los corticoides suelen recetarse en situaciones donde se requiere controlar rápidamente una inflamación aguda o una reacción alérgica severa. Algunas de las condiciones en las que se utilizan incluyen:

  1. Asma
  2. Artritis reumatoide
  3. Lupus eritematoso sistémico
  4. Enfermedad de Crohn
  5. Dermatitis atópica

Es importante recordar que los corticoides deben ser utilizados bajo supervisión médica y siguiendo las indicaciones del profesional de la salud, ya que su uso prolongado o inapropiado puede tener efectos secundarios no deseados. Si tienes dudas sobre el uso de corticoides, consulta con tu médico.